Lugares casi desconocidos para visitar en Lima

Turistas nacionales como turistas extranjeros suelen elegir y visitar los lugares más conocidos del Perú, como por ejemplo, Machu Picchu. Sin embargo, hay lugares fantásticos en Lima, que deben ser conocidos en un próximo viaje y, para hacerlo con comodidad y sin prisa, nada mejor que el alquiler autos Lima.

Aquí van algunos ejemplos de lugares fantásticos:

  1. a) Quinta Heeren, un conjunto de casonas con estilo europeo. Entre los años 1890 y 1930 funcionaron alí las embajadas de Estados Unidos, Japón, Francia, Alemania y Bélgica. Allí también funcionó el primer zoológico como asimismo la primera cancha de tenis de Lima. Recorrer ese lugar es como hacer un viaje en el tiempo, a Lima del siglo XVII.
  2. b) Gamarra. Visitar las galerías en Gamarra es estar en un lugar poco turístico, un sitio donde poder conocer a ciudadanos peruanos emprendedores y ver en vivo y en directo el día a día de los locales. Allí es posible comprar prendas de excelente calidad y a muy buenos precios.
  3. c) El Barrio Chino. Se creó con la llegada de ciudadanos provenientes de diversos lugares de China. Obviamente que se encuentran aquí todo tipo de productos ‘made in China’. Como es de esperarse, mucha gente recorre esas calles en la búsqueda de productos a excelentes precios. Recorres esa zona es tener la posibilidad de vivir una experiencia fantástica.

Se encontraron importantes vestigios en Cusco

En la selva de Cusco se encontraron vestigios de una ciudad perdida: andenes, muros, se encontraron en el sector de Sacramento, como también recintos de planta cuadrangular.

Son vestigios que forman un completo conjunto arqueológico correspondiente a una ciudadela inca, con  muros, andenes, viviendas, que estuvo oculto durante todo este tiempo.

El Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado recibió el reporte de este hallazgo a través de videos y fotos.

Se está organizando una expedición multidisciplinaria para analizar lo encontrado. Es necesario descubrir si el hallazgo ya estaba catalogado o si realmente es una evidencia de la existencia de una nueva ciudadela inca.

Aún no es posible identificar si las estructuras pertenecen al Paititi, como algunas fuentes han declarado, porque la ubicación coincide, pero es necesario analizar lo encontrado antes de cualquier afirmación. Lo importante ahora es preservar la región.

En el norte de Perú se avistan más de 1200 especies de aves

Es, sin lugar a dudas, la ruta de aves más rica del planeta, ya que es posible avistar más de 1200 aves de las 1830 especies que hay en el país.

El ornitólogo y autor de ‘La senda de las Aves del Norte del Perú’, Jeremy Flanagan apuntó que conforme los observadores de aves del planeta, que participaron en los 2 últimos rallys en Perú, la senda que integra Lambayeque, Cajamarca, Amazonas y San Martin es la mejor de todo el mundo debido a su riqueza de aves, puesto que en ese sitio se pueden divisar mil doscientos sesenta y tres aves de las mil ochocientos treinta especies que se registran en todo el Perú.

En Lambayeque se halla la Pava Aliblanca, que vive solamente en los bosques secos del norte peruano y se deja ver en Chaparri y Laquipampa; como la Cortarrama, otra especie endémica de Perú, que asimismo está en riesgo de extinción y que se puede localizar en el Bosque de Pomac.

La zona norte del Perú resulta ser un auténtico paraíso para los apasionados al turismo de naturaleza debido a la diversidad de especies de aves del Perú, que representa el veinte por ciento del total del planeta y más del sesenta y dos por ciento de especies de aves de América del Sur.

Los que practican la observación de aves en el planeta anualmente suman setenta y cuatro millones. Por este motivo Perú debe aprovechar su tremendo potencial para acrecentar su oferta turística.272

El Camino Inca a Machu Picchu es escenario de nuevos descubrimientos arqueológicos

Al pie del cerro Taparayoq Tunasmoqo se halló circuitos rectangulares y circulares, canales de agua, contextos funerarios, andenes, muros de contención entre otros muchos que datan del periodo Intermedio cuando se hallaban asentados la cultura Killke y asimismo del periodo Horizonte Tardío, donde ya estaban instalados hombres de la cultura Inca.

El Arqueólogo Francisco Huarcaya, afirmó que las patentizas se sitúan a la altura del quilómetro ochenta y ocho de la línea férrea Ollantaytambo – Machu Picchu, en la margen izquierda del río Vilcanota.

En medio del cerro y asimismo en la parte alta resaltan rocas donde se puede visualizar pinturas rupestres que se asocian a contextos funerarios, estructuras funerarias y huacas rituales. Indican figuras geométricas, antropomorfas, camélidos, aves, zorros, víboras, sapos, líneas zigzagueantes que representarían al rayo, plantas afines al maíz, círculos y líneas rectas, las presentaciones tienen en su mayor parte el color colorado.

“Por la combinación de múltiples elementos se puede interpretar que estas representaciones iconográficas muestran la ideología andina, el culto al agua, la fecundidad de rebaños y la noción de identidad grupal”, explicó el Arqueólogo Francisco Huarcaya.

La Dirección Desconcentrada de Cultura de Cusco dispondrá un extenso trabajo de investigación multidisciplinaria para ahondar los conocimientos de las nuevas patentizas arqueológicas. Fernando Astete Victoria jefe del parque Arqueológico de Machu Picchu destacó, “El Ministerio de Cultura contribuye con estos descubrimientos al conocimiento científico en el parque arqueológico”..

Cusco: Descubren vieja ofrenda incaica con porcelana Chimú en Machu Picchu

Cusco. Las piezas se hallaban a setenta centímetros bajo tierra en el patio de una wayrana (entorno de 3 muros) situada entre la plaza, el templo del cóndor y el campo astronómico de Machu Picchu.

En suma se contabilizó un jarro cerámico antropomorfo, la tapa de un aríbalo, diez cuentas (una de ellas de malaquita) y una pinza de bronce de entre quince a 3 centímetros.

Además, 2 platos rituales, 4 ollas (2 en estupendas condiciones y 2 fragmentadas) y la olla ritual Chimú de color negro.

Conforme el arqueólogo Carlos Werner Delgado Villanueva, se trataría de una ofrenda efectuada a los apus de Machu Picchu y al neviscado Salcantay por la orientación en la que fue puesta bajo tierra.

Refirió que datarían de la temporada de Pachacútec, entre los años mil cuatrocientos treinta y ocho y mil cuatrocientos setenta, mas el vestigio Chimú sería más viejo (entre los años mil y mil doscientos) y habría llegado a Cusco a consecuencia de la expansión del Tahuantinsuyo.