El carnaval llegó a Ayacucho

Ayacucho se está preparando rápidamente para poder celebrar el carnaval entre los días 10 y 14 de este mes. Esta es una de las fiestas más tradicionales de la región, donde locales y visitantes su festejan con música, baile y comida.

El carnaval en Ayacucho funciona como un tributo a la Pachamama. Aproximadamente 120 comparsas representando a varias provincias de la región participarán en la fiesta. Cada comparsa tendrá su danza tradicional en el desfile, que será realizado en la Plaza de Armas.

El sábado 10 de febrero se realizará el festival del puchero y también el concurso de ornamentación de fachadas. También sucederá el paseo de comparsas institucionales, recorriendo el centro de la ciudad.

El domingos 11 será el momento del desfile de las comparsas rurales y el corso de carros alegóricos. Ya el miércoles 14 será la tradicional lectura del testamento y la despedida del Ño Carnavalon.

Cusco: Turistas gozaron de puesta en escena del Inti Raymi en Sacsayhuamán

Cusco. La magia de la puesta en escena del Inti Raymi hizo vibrar este lunes, como de año en año, a más de sesenta mil cusqueños y unos cuatro mil turistas nacionales y extranjeros que se dieron cita en el parque arqueológico de Sacsayhuamán, situado a quince minutos de urbe imperial.

La puesta en escena del Inti Raymicomenzó en el templo Inca del Qoricancha con el saludo al Sol y después se desarrolló en la Plaza Mayor, con el encuentro de los tiempos. Concluyó en Sacsayhuamán con la liturgia propiamente dicha, en un entorno de orden y seguridad.

El Inca, interpretado por el cuzqueño Alfredo Inca Roca, y escoltado por su coya y séquito, formado por más de doscientos actores, ingresaron cerca de las 14:00 horas a un estrado levantado en la mitad del parque, tras un recorrido por los baluartes líticos.

LA CEREMONIA

El Sinchi, avanzada de la nobleza, fue quién le dio la bienvenida, mas ya antes convocó a los líderes de los 4 suyos, quienes a ritmo de música y danza se apoderaron del escenario natural. Seguidamente le entregaron ofrendas de sus zonas.

El impresionante Inca, al desplazarse por el estrado, no dejó de mirar al Inti (Dios Sol), que alumbró el cielo cusqueño para regocijo de los asistentes.

Conforme pasaban los minutos la escena tuvo múltiples liturgias como el rito a la chicha de jora, al fuego y al sank’u, comestible primordial del hombre andino. Asimismo se representó el sacrificio de una llama.

Los aplausos para el Inca eran incesantes y este personaje ya antes de acabar el acto, en la mitad de la seguidilla de danzas, dio su mensaje invocando al Sol y a los apus Salkantay, Ausangate, Wanakauri y Pachatusan, a fin de que reine la paz en la juventud, la unión, el trabajo y que los comestibles no falten.

Cerró su mensaje con vivas en quechua ¡Jailli Inti Raymi!, ¡Jailli Tahuantinsuyo!, ¡Jailli Qosqo!, resaltó.

Historia: Inti Raymy en Huaca de Chena

Inti Raymi, festividad del Haucaycuzqui, séptimo mes del calendario inca, según el cronista peruano Guamán Poma (1565-1644).Durante la época de los incas, el Inti Raymi era el mas importante de los cuatro festivales celebrados en el Cusco, según relata el Inca Garcilaso de la Vega (1539-1616), e indicaba la mitad del año así como el origen mítico del Inca. Duraba 15 días, en los cuales había bailes y sacrificios. El último Inti Raymi con la presencia del emperador inca fue realizado en 1535.

En 1572 el virrey Francisco de Toledo (1515-1584) la prohibió por considerarla una ceremonia pagana y contraria a la fe católica. Se siguió realizando de manera clandestina.[cita requerida]

En 1944, Faustino Espinoza Navarro efectuó una reconstrucción histórica del Inti Raymi. La reconstrucción se basa en la crónica de Garcilaso de la Vega y sólo se refiere a la ceremonia religiosa. Desde esa fecha en adelante, la ceremonia vuelve a ser un evento público y de gran atractivo turístico.

Aunque hoy conocemos a esta celebración con su nombre quechua de Inti Raymi, en realidad se trata de una festividad común a muchos pueblos prehispánicos de los Andes, y que seguramente precede con mucho a la formación del Imperio incaico.

El Inti Raymi aún se celebra como rito sincrético en muchas comunidades andinas. En el callejón interandino septentrional del Ecuador, por ejemplo, el conjunto de festividades relacionadas abarca todo el mes de junio y parte de julio, teniendo cada ciudad sus propios ritos y costumbres, y llegando a paralizarse la vida cotidiana como efecto de las celebraciones, que toman las avenidas noche y día.

Historia En la época de los incas, esta ceremonia se realizaba en la plaza Aucaypata (hoy Plaza de armas de Cusco), con la asistencia de la totalidad de la población de la urbe, tal vez unas cien mil personas. Con la llegada de los españoles, fue suprimida.

En el solsticio de invierno sucede el día más corto y la noche más larga del año. Durante la época incaica, ese hecho revestía fundamental importancia, pues era el punto de partida del nuevo año, que se asociaba con los orígenes de la propia etnia inca. Inca Garcilaso de la Vega nos dice que era ésta la principal fiesta y a ella concurrían «los curacas, señores de vasallos, de todo el imperio […] con sus mayores galas e invenciones que podían haber». La preparación era estricta, pues en los previos «tres días no comían sino un poco de maíz blanco, crudo, y unas pocas de yerbas que llaman chúcam y agua simple. En todo este tiempo no encendían fuego en toda la ciudad y se abstenían de dormir con sus mujeres». Para la ceremonia misma, las vírgenes del Sol preparaban unos panecillos de maíz.

Ese día, el soberano y sus parientes esperaban descalzos la salida del Sol en la plaza. Puestos en cuclillas («que entres estos indios es tanto como ponerse de rodillas», aclara el cronista), con los brazos abiertos y dando besos al aire, recibían al astro rey. Entonces el inca, con dos vasos de oro, brindaba la chicha: del vaso que mantenía en la mano izquierda bebían sus parientes; el de la derecha era derramado y vertido en un tinajón de oro.

Después todos iban al Coricancha y adoraban al Sol. Los curacas entregaban las ofrendas que habían traído de sus tierras y luego el cortejo volvía a la plaza, donde se realizaba el masivo sacrificio del ganado ante el fuego nuevo que se encendía utilizando como espejo el brazalete de oro del sacerdote principal. La carne de los animales era repartida entre todos los presentes, así como una gran cantidad de chicha, con la que los festejos continuaban durante los siguientes días; los cusqueños indígenas suelen narrar que un 24 de junio en el momento en que el Inti sol esté listo y muestre sus primeros rayos, una de las vírgenes de algún lugar del Tahuantinsuyo, cuya sangre es noble, dará a luz al nuevo soberano inca, con él volverán los días de gloria de su pueblo, esta mítica leyenda no deja de ser una esperanza para los pobladores indígenas del Cusco Perú

Representación contemporánea En el Cusco de hoy, el Inti Raymi, como no podía ser de otro modo, tiene un carácter distinto, de espectáculo dirigido tanto a los turistas como a los propios cusqueños, para quienes es un punto de referencia de su conciencia local. Por esto último concita tanto entusiasmo y participación masiva.

La representación, en la que intervienen miles de personas, empieza frente al Coricancha, donde un inca (rey) ficticio realiza una invocación al Sol. Los espectadores, entre tanto, esperan en la explanada de Saqsaywaman, hacia la que el cortejo se desplaza de inmediato. Éste ingresa al escenario llevando al inca en su litera por grupos que representan a los pobladores de los cuatro suyos. Después se procede al sacrificio de una alpaca y el inca invoca a su padre el Sol.

La nueva versión del Inti Raymi nace por iniciativa de Humberto Vidal Unda. El guion de la representación lo escribió en quechua Faustino Espinoza Navarro, quien durante muchos años también representó el papel de inca. Los participantes toman muy en serio su papel y el espectáculo es un derroche de colorido, música y danzas.

Con casi sesenta años de existencia, el nuevo Inti Raymi es ahora parte inseparable de la vida del Cusco. No sólo es el acto central del mes en la ciudad, sino que su fama ha trascendido las fronteras peruanas y también, dentro de ellas, ha sido el ejemplo para otros festivales de la identidad nacional, como el Sóndor Raymi.

Inti Raymi en la Huaca de Chena

La puesta del sol del solsticio de invierno ocurre en un punto “clave” desde el ushnu de la Huaca de Chena: la intersección del horizonte más cercano (Cerro Chena) y del más lejano (cordillera de la Costa). Además, en esta dirección precisa se encuentra la cumbre del cerro más alto (1.166 msnm) que culmina al sur de la cuesta Zapata[1] Este detalle podría no ser una coincidencia, sino un requisito topográfico importante, debido a la asociación conocida de los cerros altos con el culto al agua en varias culturas.

Durante la celebración del Inti Raymi de 2006 en la Huaca, el joven arqueólogo y andinista Ricardo Moyano, observó la salida del sol y reconoció la depresión en lo cerros donde sale el sol, como el sitio llamado Portezuelo del Inca. Hasta ese momento este nombre no tenía explicación. A partir de esa observación, en opinión de Stehberg, podría tratarse de la primera línea de ceque encontrada en Santiago. En Cuzco, los ceques consistían en líneas imaginarias que partían desde el Coricancha y se dirigían hacia cada huaca, conformando un total de 328 huacas. Cumplían funciones de orden político, social y religioso. El Coricancha era el principal templo de la cultura inca. Al amanecer del equinoccio, el sol atraviesa la puerta del recinto oriente y cruza el pasillo. Al atardecer realiza el camino inverso. La diagonal del pasillo de acceso señala la línea Norte – Sur. Mediante este sencillo método, y utilizando barro y piedras como materiales de construcción, los astrónomos incas lograban observaciones de gran precisión.

Historia: INTI RAYMI en Ecuador

INTI RAYMIEl Inti Raymi o “fiesta del sol” era una ceremonia religiosa del imperio del inca en honor del dios Inti o Sol. También marcó el solsticio del invierno y Año Nuevo en los Andes del hemisferio sur. Desde 1944, una representación de teatro del Inti Raymi ha estado ocurriendo en Sacsayhuamán (dos kilómetros. de Cusco) el 24 de junio de cada año, atrayendo a millares de turistas y de visitantes locales.

Durante el imperio del inca, el Inti Raymi era el más importante de cuatro ceremonias celebradas en Cusco, según lo relacionado por Inca Garcilaso de la Vega. La ceremonia también fue dicha para indicar el origen mítico de los incas, durando nueve días de danzas y de procesiones coloridas, así como los sacrificios animales para asegurar una buena estación del cultivo. El Inti pasado Raymi con la presencia del emperador del inca fue realizado en 1535, después de lo cual la conquista española y la iglesia católica la suprimieron. Algunos naturales participaron en ceremonias similares en los años después de, pero fue prohibida totalmente en 1572 por el Viceroy Francisco de Toledo, que la demandó era una ceremonia pagan opuesta a la fe católica. En 1944, una reconstrucción histórica del Inti Raymi fue dirigida por Faustino Espinoza Navarro y agentes indígenas. La primera reconstrucción fue basada en gran parte en los chronicles de Garcilaso de la Vega y refirió solamente a la ceremonia religiosa.

Celebración del Inti Raymi en Ecuador

Una explosión de colores, de la música y de tradiciones indígenas en el Sierra norteña el Inti Raymi o “partido del sol y de la cosecha” es una de las celebraciones ancestrales más importantes de las comunidades indígenas de la Sierra norteña del Ecuador. Esta tradición milenaria se mantiene en Cayambe y Pedro Moncayo en la provincia de Pichincha; y Otavalo, Cotacachi, Antonio Ante e Ibarra en la provincia de Imbabura. Cada 22 de junio, durante el solsticio del verano, las comunidades indígenas van a los ríos y a las cascadas sagrados a realizar un ritual communitario. De la visión andina de Cosmo, este ritual permite la purificación espiritual del humano, la recuperación de la energía y la revitalización de la relación con la madre naturaleza. El Inti Raymi es el tiempo en que la tierra ofrece todos sus frutos al final de uno de los ciclos de cosecha.

Entonces, las comunidades preparan varios alimentos basados en maíz tal como “mote”, “colada” y “chicha”, siendo esta última una bebida especial hecha con las mejores variedades de este grano. El alimento y las bebidas son muy importantes porque pronto llegan los bailarines después del ritmo de la música ancestral, liderados por el Aya Uma. Este es un caracter mitológico que usa una máscara con dos caras y doce cuernos. Las dos caras representan noche y día, y los cuernos representan los doce meses del año.

El Aya Uma se considera el espíritu de la montaña, quien baja a las comunidades para acompañar a la gente de la ciudad durante la celebración dedicada al sol, a la luna y a la naturaleza. Así, quienquiera que desea ser el Aya Uma debe ser una persona honesta, trabajadora, responsable y respetada entre la comunidad. Los bailarines circundan en círculos, representando los dos solsticios y dos equinoccios que ocurren durante el año. Los bailarines estampan sus pies en el piso, mientras que circundan alrededor, como una manera de invitar a la madre tierra a que participe en la celebración, de modo que recupere sus energías vitales y este lista para comenzar el nuevo ciclo agrícola donde el maíz y otras cosechas serán cultivados otra vez.

Esta celebración, llena de color, de la música y de tradiciones se enciende por varios días y en algunas comunidades incluso por semanas. El Inti Raymi es una época de la reunión con la familia, la comunidad y cuál es más importante, tierra de madre. Por otra parte, el Inti Raymi es una celebración compleja que implica mito, leyenda, conocimiento tradicional y sincretismo. Estas celebraciones abren varias opciones para gozar de ellas, ya sea como observadores o participando activamente. El Inti Raymi está abierto a todos, hombres y mujeres de todas las edades, indígena y no-indígena, Ecuatorianos y extranjeros, está abierto para todos que valoren y amen a la naturaleza y respeten la diversidad cultural.

Si deseas descubrir más sobre las tradiciones de las comunidades indígenas, los paisajes culturales andinos, y aprendes sobre su sabiduría milenaria, asiste a esta emocionante celebracion que se realizará en Queens, New York desde el 23 de Junio de 2008.