Ubicación, extensión y población de Machu Pichu

El conjunto arqueológico de Machu Picchu se ubica en el departamento del Cusco, provincia de Urubamba y distrito de Machu Picchu, en la vertiente oriental de la cordillera de Vilcanota, la cual está delimitada por los ríos Apurímac y Urubamba. Se encuentra situada sobre los 2,350 metros sobre el nivel del mar.

Se halla en la zona subtropical o ceja de selva, por consiguiente el clima es benigno, entre cálido y húmedo, con una tempertura media anual de 13oC en el día. Se puede diferenciar claramente dos estaciones al año: la época de lluvias (de noviembre a marzo), recomendándose a los visitantes llevar consigo ropa apropiada y la época de fuerte sol (de abril a octubre), con un aumento notable de la temperatura.

Machu Picchu fue elegida el 7 de Julio de 2007 como una de las Nuevas 7 Maravillas del Mundo.

BREVE RESEÑA HISTORICA
Resulta relativo indicar la época del primer poblamiento de estos territorios, pues no se puede hablar de fundaciones sino más bien de ocupaciones. Muchos exploradores antes de Hiram Binghman trataron de descrubir este Santuario Histórico, ya que habían oido hablar de él; sin embargo, hombres como Antonio Raymondi, el Conde de Sartiges y Charles Wiener no alcanzaron el éxito que posteriormente tuvo el norteamericano. Se sabe que sólo los hermanos Santander estuvieron en la base del Templo del Sol en julio de 1909, debido a una inscripción que aparece en dicho lugar.

El 14 de julio de 1911, arribó Hiram Binghman con especialistas de la Universidad de Yale en topografía, biografía, geología, ingeniería y osteología. Ellos fueron conducidos hasta el lugar por Melchor Arteaga, un habitante de la zona quien les dió derroteros de cómo llegar hasta lo que hoy se considera la Octava Maravilla del Mundo.

Posteriormente, en 1914, Binghman vuelve a Machu Picchu con apoyo económico y logístico de la propia universidad y la Sociedad Geográfica de los Estados Unidos al frente de un equipo especializado y con una publicación que ya circulaba por el mundo: “La Ciudad Perdida de los Incas”.

En el plano original, Binghman sectoriza Machu Picchu de acuerdo a la orientación cardinal. Algunos nombres conservan su originalidad, pero luego de varias décadas de descubrimiento, los estudios científicos realizados por el patronato de arqueología del Instituto Nacional de Cultura han llegado a valiosas conclusiones sobre el uso y las funciones de los edificios en base a las excavaciones y relación arquitectónica con edificios similares del amplio estado inca.

En cuanto a los períodos de ocupación, tomados de las crónicas, del estilo constructivo y la cerámica, se tiene los siguientes:

1. Inicial (alrededor del 1,300)
2. Clásico (hasta el año 1,400)
3. Imperial ( hasta el año 1,533)
4. Contacto o Transición (entre 1,533 y 1572)

RUTAS A MACHU PICCHU
Existen tres formas conocidas para llegar a Machu Picchu. La primera de ellas es la tradicional (o en tren), con una duración de tres horas; la segunda para quienes gustan del turismo de aventura es la ruta del “Caminos del Inca”, caminata que requiere de un gran esfuerzo durante cuatro días. Y la más novedosa es llegar hasta el pueblo de Aguas Calientes en Helicóptero.

Ruta en tren:
Existen 112 kilómetros de distancia entre la ciudad del Cusco y la estación de Puente Ruinas o Machu Picchu, por vía férrea; el viaje se inicia en la estación de San Pedro en Cusco, transmontando la montaña Picchu, por la vía zigzaguente hasta coronar el punto más alto denominado “El Arco” en la parte nororiental de la ciudad.

Continuando, se desciende por los poblados de Pory, Cachimatyo e Izcuchaca hacia la Pampa de Anta, amplia zona ganadera. Discurriendo por la estrecha quebrada de Pomatales, se desliza hacia el Valle Sagrado de los Incas, por la estación de Pachar. Se atravieza por el río Urubamba hacia la margen derecha para llegar a la estación de Ollantaytambo y posteriormente seguir hacia Puente Ruinas, destino final.

Quienes han recorrido por carretera el Valle Sagrado y no deseen perder tiempo retornando al Cusco, también pueden tomar el tren a Machu Picchu en la estación de Ollantaytambo.

Existen dos servicios: tren de turismo y autovagones, los cuales parten a primera hora y retornan por la tarde.

Ruta Caminos del Inca:
Caminos del Inca a Machu Picchu es conocida como la ruta más famosa de trekking en Sudamérica por la conjunción de los diferentes elementos que ofrece al visitante. Se inicia en el kilómetro 88 de la línea férrea hacia el Valle de la Convención, en el lugar denominado Q’oriwayrachina, existiendo una distancia total hacia el santuario de 39. 6 kilómetros.

Para iniciar la caminata se cruza el puente Kusichaca, que como en la época incaica se ha construido, a manera de puente colgante, con cables de acero, sobre el río Urubamba. Luego de atravezar un bosque de eucaliptos, casi de inmediato se tomará contacto con los grupos arqueológicos de Q’ente, Pulpituyoc, Kusichaca y Patallaca, hasta arribar después de varias horas de caminata a Wayllabamba, donde se recomienda acampar.

El segundo día es el más difícil pues se deberá subir a 4 mil 200 metros s.n.m. hasta bajar al valle del río Pakamayu, donde se debe pernoctar.

Mientras se prosigue con la caminata, al tercer día, observará impresionantes restos arqueológicos como Runkuraqay, la laguna de Yanacocha y Phuyupatamarca, muy cerca del centro de visitantes de Wiñayhuayna, donde se puede acampar.

El cuarto día, y final de la aventura, se recomienda partir a las 8 de la mañana, para arribar a Machu Picchu luego de tres horas tras atravezar la ceja de selva y bordeando precipicios.

Durante todos los días de trekking se es testigo de una impresionante flora y fauna, que incluyen animales en extinsión como oso de anteojos, pumas, zorros andinos, nutrias de río, gatos monteses y otros.

Se recomienda llevar bolsa de dormir o sleeping bag, mochila, cuchillo multiusos, pastillas contra el soroche (mareo) y suero antiofídico.

ATRACTIVOS DE LA CIUDADELA
Sector Agrícola. Está rodeado por una sucesión de andenes de diferente tipo y dimensión que cumplían dos funciones principales: cultivo y contensión de las erosiones producidas por las lluvias.. Está rodeado por una sucesión de andenes de diferente tipo y dimensión que cumplían dos funciones principales: cultivo y contensión de las erosiones producidas por las lluvias.

Sector Urbano. Alberga los mayores elementos arquitectónicos de una ciudad, donde se observa el talento, esmero y calidad de los constructores prehispánicos, ya que son en su totalidad de granito, roca de bastante dureza muy diferente a las utilizadas en Cusco.

Cementerio Superior. Destinado a los sacerdotes y nobles. Cerca a las tumbas se hallan las hornacinas sagradas donde se rendía culto a los muertos.

El Templo del Sol. Construcción semicircular sobre una roca maciza. En este edificio se hallan dos ventanas trapezoidales y según los cronistas, en la época que era habitada, tenían incrustraciones de piedras preciosas y oro.

El Intiwatana. Está ubicado en una colina conformada por varias terrazas y andenes, a donde se llega luego de subir 78 escalones finamente labrados. El intiwatana cumplió dos funciones: medición del tiempo (solsticio y equinoccio) por efecto de luz y sombra y como roca altar.

Templo Principal. Se ubica al norte de la Plaza Sagrada, muy cerca al Templo de las Tres Ventanas.

Las Plaza. Son cuatro en diferentes niveles, pero caracterizadas por presentar formas rectangulares del estilo clásico inca, intercomunicadas por escalones empotrados en los parámetros de los andenes.

Huayna Picchu. Ubicada en lo alto de la montaña joven con un camino difícil y con pequeños templos. Desde allí la vista de toda la ciudadela es impresionante.

Otros atractivos son el Grupo de la Roca Sagrada, Las Puertas, las Fuentes y el Mausoleo o Tumba.

Baños termales. A 800 metros del pueblo de Aguas Calientes, en dirección Este, existen fuentes de aguas termales sulfurosas a diferentes grados de temperatura que emergen del subsuelo rocoso.

Las pozas o piscinas acondicionadas en este lugar presentan la infraestructura básica para su uso como baño termales. La temperatura promedio de estas aguas está entre 38 oC y 46oC.

Existen además vestíbulos, servicios higiénicos y un pequeño snack bar.

RECOMENDACIONES PARA LOS VISITANTES
Toda persona que ingrese al Santuario Histórico de Machu Picchu y haga uso de las rutas autorizadas para el trekking, deberá respetar y acatar las siguientes normas de las autoridades del gobierno:

1. Proporcionar a las autoridades y entidades oficiales la información que le sea solicitada.

2. Abonar los derechos por concepto de ingreso al Camino Inca u otro circuito.

3. Evitar la contaminación ambiental con desperdicios generados por acción del visitante.

4. Hacer uso de las áreas públicas, instalaciones o equipamiento sin que ello signifique deterioro o destrucción de los mismos.

5. Está prohibido el encender de fogatas.

6. Estar terminantemente prohibida la extracción, depredación y adquisición de cualquier especie de flora existente en el Santuario Histórico de Machu Picchu.

7. Está terminantemente prohibida la captura, caza, depredación o adquisición de la fauna silvestre en el Santuario Históprico de Machu Picchu.

8. Acampar solamente en los lugares señalados para ello en forma específica, no pudiendo hacerlo en el interior de grupos arqueológicos o zonas restringidas.

9. Observar un comportamiento que no perturbe la tranquilidad de otros usuarios.

Las infracciones a las normas mencionadas obligará la intervención de la policía o del personal de control para la aplicación de las sanciones que ello trae consigo.

Machu Pichu: Redescubrimiento

Redescubrimiento de Machu Picchu (¿1894?-1911)

Machu Picchu al arribo de Hiram Bingham en 1911.Las primeras referencias directas sobre visitantes de las ruinas de Machu Picchu indican que Agustín Lizárraga, un arrendatario de tierras cusqueño, llegó al sitio el 14 de julio de 1902 guiando a los también cusqueños Gabino Sánchez, Enrique Palma y Justo Ochoa. Los visitantes dejaron un graffiti con sus nombres en uno de los muros del Templo de las Tres Ventanas que fue posteriormente verificado por varias personas. Existen informaciones que sugieren que Lizárraga ya había visitado Machu Picchu en compañía de Luis Béjar en 1894. Lizárraga les mostraba las construcciones a los “visitantes”, aunque la naturaleza de sus actividades no ha sido hasta hoy investigada.

Uno de los ayudantes de Hiram Bingham junto a una de las grandes hornacinas del Mausoleo Real, en la cueva bajo del Templo del Sol. 1911.Hiram Bingham, un profesor norteamericano de historia interesado en encontrar los últimos reductos incas de Vilcabamba oyó sobre Lizárraga a partir de sus contactos con los hacendados locales. Fue así como llegó a Machu Picchu el 24 de junio de 1911 guiado por otro arrendatario de tierras, Melchor Arteaga, y acompañado por un sargento de la guardia civil peruana de apellido Carrasco. Encontraron la ciudadela de Machu picchu

En 1911 Bingham llega al valle de Vilcabamba, pasa por Mandor y contrata los servicios del guía local Melchor Arteaga. El 24 de julio llegan a la sima del cerro llamado Machu Picchu, donde esta la fabulosa llacta inca de Picchu. Bingham la bautizó con el mismo nombre del cerro que la cobijaba y no tuvo dudas que ésta, si era la legendaria Vitcos. Al poco tiempo da cuenta de su descubrimiento.

Luego de este primer contacto con Machu Picchu, Bingham se comunica con Giesecke, quién cuenta el acontecimiento a José Cosio, Secretario de la Universidad San Antonio Abad del Cusco y catedrático de la Facultad de Letras, quien le sugirió organizar una expedición comprobatoria. Este último se comunicó con Enrique Palma, el que le refirió haber visitado Machu Picchu 10 años antes (1902). Partieron en una expedición llegando al lugar el 18 de enero de 1912, encontrando la inscripción que Palma había dejado como recuerdo de su estadía. Este refirió que en aquella vez encontraron un arrendatario apellidado Meza cultivando en chacras y andenes del sitio arqueológico. Dijo pagar la suma de 12 Soles de Oro al propietario de la Hacienda Cutija. En 1912 los arrendatarios de esas mismas tierras eran los Señores Arteaga y Lizárraga, siendo el primero el que guió a Bingham en 1911.

Machu Pichu: Historia

Historia
La quebrada de Picchu, ubicada a medio camino entre los Andes y la floresta amazónica, fue una región colonizada por poblaciones serranas, no selváticas, provenientes de las regiones de Vilcabamba y del Valle Sagrado, en Cusco, en busca de

una expansión de sus fronteras agrarias. Las evidencias arqueológicas indican que la agricultura se practica en la región desde al menos el 760 a. C.Una explosión demográfica se da a partir del Período Horizonte Medio, desde el año 900 de nuestra era, por grupos no documentados históricamente pero que posiblemente estuvieron vinculados a la etnia Tampu del Urubamba. Se cree que estos pueblos podrían haber formado parte de la federación Ayarmaca, rivales de los primeros incas del Cusco.En ese período se expande considerablemente el área agrícola “construida” (andenes). No obstante, el emplazamiento específico de la ciudad que nos ocupa (la cresta rocosa que une las montañas Machu Picchu y Huayna Picchu) no presenta huellas de haber tenido edificaciones antes del siglo XV.

Época inca (1438-1534)
Pachacútec, según la crónica de Martín de Murúa (1615).Hacia 1440, durante su campaña hacia Vilcabamba, la quebrada de Picchu fue conquistada por Pachacútec,[17] primer emperador inca (1438-1470). El emplazamiento de Machu Picchu debió impresionar al monarca por sus peculiares características dentro de la geografía sagrada cusqueña. y por ello habría mandado a construir allí, hacia 1450, un complejo urbano con edificaciones de gran lujo civiles y religiosas.

Se cree que Machu Picchu tuvo una población móvil como la mayoría de las llactas incas, que oscilaba entre 300 y 1.000 habitantes pertenecientes a una élite (posiblemente miembros de la panaca de Pachacutec)y acllas. Se ha demostrado que la fuerza agrícola estuvo compuesta por colonos mitimaes o mitmas (mitmaqkuna) procedentes de diferentes rincones del imperio.

Machu Picchu no era desde ningún punto de vista un complejo aislado, por lo que el mito de la “ciudad perdida” y del “refugio secreto” de los emperadores incas carece de asidero. Los valles que confluían en la quebrada formaban una región densamente poblada que incrementó espectacularmente su productividad agrícola a partir de la ocupación inca, en 1440. Los incas construyeron allí muchos centros administrativos, los más importantes de los cuales fueron Patallacta y Quente Marca,y abundantes complejos agrícolas formados por terrazas de cultivo. Machu Picchu dependía de estos complejos para su alimentación, pues los campos del sector agrario de la ciudad habrían resultado insuficientes para abastecer a la población.La comunicación intrarregional era posible gracias a las redes de caminos incas: 8 caminos llegaban a Machu Picchu.La pequeña urbe de Picchu se llegó a diferenciar de las poblaciones vecinas por la singular calidad de sus principales edificios.

A la muerte de Pachacútec, y de acuerdo con las costumbres reales incas, ésta y el resto de sus propiedades personales habría pasado a la administración de su panaca, que debía destinar las rentas producidas al culto de la momia del difunto rey.Se presume que esta situación se habría mantenido durante los gobiernos de Túpac Yupanqui (1470-1493) y Huayna Cápac (1493-1529).

Machu Picchu debió perder en parte su importancia al tener que competir en prestigio con las propiedades personales de los emperadores sucesores. De hecho, la apertura de un camino más seguro y amplio entre Ollantaytambo y Vilcabamba (el del Valle de Amaybamba) hizo que la ruta de la quebrada de Picchu fuera menos empleada.

Machupicchu

Machu Picchu (del quechua sureño machu pikchu, “Montaña Vieja”).Es el nombre contemporáneo que se da a una llaqta (antiguo poblado andino inca) de piedra construida principalmente a mediados del siglo XV en el promontorio rocoso que une las montañas Machu Picchu y Huayna Picchu en la vertiente oriental de los Andes Centrales, al sur del Perú. Su nombre original habría sido Picchu o Picho.

Según documentos de mediados del siglo XVI, Machu Picchu habría sido una de las residencias de descanso de Pachacútec (primer emperador inca, 1438-1470). Sin embargo, algunas de sus mejores construcciones y el evidente carácter ceremonial de la principal vía de acceso a la llaqta demostrarían que ésta fue usada como santuario religioso. Ambos usos, el de palacio y santuario, no habrían sido incompatibles. Algunos expertos parecen haber descartado, en cambio, un supuesto carácter militar, por lo que los populares calificativos de “fortaleza” o “ciudadela” podrían haber sido superados.
Machu Picchu es considerada al mismo tiempo una obra maestra de la arquitectura y la ingeniería.Sus peculiares características arquitectónicas y paisajísticas, y el velo de misterio que ha tejido a su alrededor buena parte de la literatura publicada sobre el sitio, lo han convertido en uno de los destinos turísticos más populares del planeta.

Machu Picchu está en la Lista del Patrimonio de la humanidad de la Unesco desde 1983, como parte de todo un conjunto cultural y ecológico conocido bajo el nombre de Santuario Histórico de Machu Picchu.

El 7 de julio de 2007 Machu Picchu fue declarada como una de las nuevas maravillas del mundo en una ceremonia realizada en Lisboa, Portugal, luego de la participación de cien millones de votantes del mundo entero.

Ubicación geográfica
Ubicación de Machu Picchu, documentada por la Agencia de Inteligencia Estadounidense, CIA.
Ubicación de las ruinas de Machu Picchu, en el Cañón del Urubamba. Nótese la curva que describe el río en torno a las montañas Machu Picchu y Huayna Picchu.
Vista de norte a sur, desde la cumbre del cerro Huayna Picchu. El zigzag a la izquierda es la carretera de acceso a las ruinas, que parte de la estación de tren de Puente Ruinas, en el fondo del Valle. En lo alto, atravesando la ladera del cerro Machu Picchu, se puede ver el último tramo del Camino Inca.
Emplazamiento Se encuentra a 13º 9′ 47″ latitud sur y 72º 32′ 44″ longitud oeste. Forma parte del distrito del mismo nombre, en la provincia de Urubamba, en la Región Cusco, en Perú. La ciudad importante más cercana es Cusco, actual capital regional y antigua capital de los incas, a 130 km de allí.

Las montañas Machu Picchu y Huayna Picchu son parte de una gran formación orográfica conocida como Batolito de Vilcabamba, en la Cordillera Central de los Andes peruanos. Se encuentran en la rivera izquierda del llamado Cañón del Urubamba, conocido antiguamente como Quebrada de Picchu.
Al pie de los cerros y prácticamente rodeándolos, corre el río Vilcanota-Urubamba. Las ruinas incas se encuentran a medio camino entre las cimas de ambas montañas, a 450 metros de altura por encima del nivel del valle y a 2.438 metros sobre el nivel del mar. La superficie edificada es aproximadamente de 530 metros de largo por 200 de ancho, contando con 172 edificios en su área urbana.

Las ruinas, propiamente dichas, están dentro de un territorio intangible del Sistema Nacional De Áreas Naturales Protegidas por el Estado (SINANPE),llamado Santuario Histórico de Machu Picchu, que se extiende sobre una superficie de 32.592 hectáreas, (80.535 acres o 325,92 km²) de la cuenca del río Vilcanota-Urubamba (el Willka mayu o “río sagrado” de los incas). El Santuario Histórico protege una serie de especies biológicas en peligro de extinción y varios establecimientos incas,entre los cuales Machu Picchu es considerado principal.
Formas de acceso La zona arqueológica en sí solo es accesible, bien desde los caminos incas que llegan hasta ella, o bien utilizando la carretera Hiram Bingham (que asciende la cuesta del cerro Machu Picchu desde la estación de tren de Puente Ruinas, ubicada al fondo del cañón). Ninguna de las dos formas exime al visitante del precio de ingreso a las ruinas.

La mencionada carretera, sin embargo, no está integrada a la red nacional de carreteras del Perú. Nace en el pueblo de Aguas Calientes, al que a su vez sólo se puede acceder por ferrocarril (unas 3 horas desde Cusco) o helicóptero (30 minutos desde Cusco). La ausencia de una carretera directa al santuario de Machu Picchu es intencional y permite controlar el flujo de visitantes a la zona, que, dado su carácter de reserva nacional, es particularmente sensible a las muchedumbres. Ello, sin embargo, no ha impedido el crecimiento desordenado (criticado por las autoridades culturales) de Aguas Calientes, que vive para y por el turismo, pues hay hoteles y restaurantes de diferentes categorías en este lugar.

Para llegar a Machu Picchu por el principal Camino Inca se debe hacer una caminata de unos 3 días. Para ello es necesario tomar el tren hasta el km 82 de la vía férrea Cusco – Aguas Calientes, desde donde parte el recorrido a pie.

Algunos visitantes toman un autobús local desde Cusco hasta Ollantaytambo (vía Urubamba) y de ahí toman un transporte hasta el mencionado km 82. Una vez allí recorren las vías del tren hasta cubrir los 32 km que hay hasta Aguas Calientes.

Clima
El tiempo es cálido y húmedo durante el día y fresco por la noche. La temperatura oscila entre los 12 y los 24 grados centígrados. La zona es por regla general lluviosa (unos 1.955 mm anuales), especialmente entre noviembre y marzo. Las lluvias, que son copiosas, se alternan rápidamente con momentos de intenso brillo solar.

Historia: Inti Raymy en Huaca de Chena

Inti Raymi, festividad del Haucaycuzqui, séptimo mes del calendario inca, según el cronista peruano Guamán Poma (1565-1644).Durante la época de los incas, el Inti Raymi era el mas importante de los cuatro festivales celebrados en el Cusco, según relata el Inca Garcilaso de la Vega (1539-1616), e indicaba la mitad del año así como el origen mítico del Inca. Duraba 15 días, en los cuales había bailes y sacrificios. El último Inti Raymi con la presencia del emperador inca fue realizado en 1535.

En 1572 el virrey Francisco de Toledo (1515-1584) la prohibió por considerarla una ceremonia pagana y contraria a la fe católica. Se siguió realizando de manera clandestina.[cita requerida]

En 1944, Faustino Espinoza Navarro efectuó una reconstrucción histórica del Inti Raymi. La reconstrucción se basa en la crónica de Garcilaso de la Vega y sólo se refiere a la ceremonia religiosa. Desde esa fecha en adelante, la ceremonia vuelve a ser un evento público y de gran atractivo turístico.

Aunque hoy conocemos a esta celebración con su nombre quechua de Inti Raymi, en realidad se trata de una festividad común a muchos pueblos prehispánicos de los Andes, y que seguramente precede con mucho a la formación del Imperio incaico.

El Inti Raymi aún se celebra como rito sincrético en muchas comunidades andinas. En el callejón interandino septentrional del Ecuador, por ejemplo, el conjunto de festividades relacionadas abarca todo el mes de junio y parte de julio, teniendo cada ciudad sus propios ritos y costumbres, y llegando a paralizarse la vida cotidiana como efecto de las celebraciones, que toman las avenidas noche y día.

Historia En la época de los incas, esta ceremonia se realizaba en la plaza Aucaypata (hoy Plaza de armas de Cusco), con la asistencia de la totalidad de la población de la urbe, tal vez unas cien mil personas. Con la llegada de los españoles, fue suprimida.

En el solsticio de invierno sucede el día más corto y la noche más larga del año. Durante la época incaica, ese hecho revestía fundamental importancia, pues era el punto de partida del nuevo año, que se asociaba con los orígenes de la propia etnia inca. Inca Garcilaso de la Vega nos dice que era ésta la principal fiesta y a ella concurrían «los curacas, señores de vasallos, de todo el imperio […] con sus mayores galas e invenciones que podían haber». La preparación era estricta, pues en los previos «tres días no comían sino un poco de maíz blanco, crudo, y unas pocas de yerbas que llaman chúcam y agua simple. En todo este tiempo no encendían fuego en toda la ciudad y se abstenían de dormir con sus mujeres». Para la ceremonia misma, las vírgenes del Sol preparaban unos panecillos de maíz.

Ese día, el soberano y sus parientes esperaban descalzos la salida del Sol en la plaza. Puestos en cuclillas («que entres estos indios es tanto como ponerse de rodillas», aclara el cronista), con los brazos abiertos y dando besos al aire, recibían al astro rey. Entonces el inca, con dos vasos de oro, brindaba la chicha: del vaso que mantenía en la mano izquierda bebían sus parientes; el de la derecha era derramado y vertido en un tinajón de oro.

Después todos iban al Coricancha y adoraban al Sol. Los curacas entregaban las ofrendas que habían traído de sus tierras y luego el cortejo volvía a la plaza, donde se realizaba el masivo sacrificio del ganado ante el fuego nuevo que se encendía utilizando como espejo el brazalete de oro del sacerdote principal. La carne de los animales era repartida entre todos los presentes, así como una gran cantidad de chicha, con la que los festejos continuaban durante los siguientes días; los cusqueños indígenas suelen narrar que un 24 de junio en el momento en que el Inti sol esté listo y muestre sus primeros rayos, una de las vírgenes de algún lugar del Tahuantinsuyo, cuya sangre es noble, dará a luz al nuevo soberano inca, con él volverán los días de gloria de su pueblo, esta mítica leyenda no deja de ser una esperanza para los pobladores indígenas del Cusco Perú

Representación contemporánea En el Cusco de hoy, el Inti Raymi, como no podía ser de otro modo, tiene un carácter distinto, de espectáculo dirigido tanto a los turistas como a los propios cusqueños, para quienes es un punto de referencia de su conciencia local. Por esto último concita tanto entusiasmo y participación masiva.

La representación, en la que intervienen miles de personas, empieza frente al Coricancha, donde un inca (rey) ficticio realiza una invocación al Sol. Los espectadores, entre tanto, esperan en la explanada de Saqsaywaman, hacia la que el cortejo se desplaza de inmediato. Éste ingresa al escenario llevando al inca en su litera por grupos que representan a los pobladores de los cuatro suyos. Después se procede al sacrificio de una alpaca y el inca invoca a su padre el Sol.

La nueva versión del Inti Raymi nace por iniciativa de Humberto Vidal Unda. El guion de la representación lo escribió en quechua Faustino Espinoza Navarro, quien durante muchos años también representó el papel de inca. Los participantes toman muy en serio su papel y el espectáculo es un derroche de colorido, música y danzas.

Con casi sesenta años de existencia, el nuevo Inti Raymi es ahora parte inseparable de la vida del Cusco. No sólo es el acto central del mes en la ciudad, sino que su fama ha trascendido las fronteras peruanas y también, dentro de ellas, ha sido el ejemplo para otros festivales de la identidad nacional, como el Sóndor Raymi.

Inti Raymi en la Huaca de Chena

La puesta del sol del solsticio de invierno ocurre en un punto “clave” desde el ushnu de la Huaca de Chena: la intersección del horizonte más cercano (Cerro Chena) y del más lejano (cordillera de la Costa). Además, en esta dirección precisa se encuentra la cumbre del cerro más alto (1.166 msnm) que culmina al sur de la cuesta Zapata[1] Este detalle podría no ser una coincidencia, sino un requisito topográfico importante, debido a la asociación conocida de los cerros altos con el culto al agua en varias culturas.

Durante la celebración del Inti Raymi de 2006 en la Huaca, el joven arqueólogo y andinista Ricardo Moyano, observó la salida del sol y reconoció la depresión en lo cerros donde sale el sol, como el sitio llamado Portezuelo del Inca. Hasta ese momento este nombre no tenía explicación. A partir de esa observación, en opinión de Stehberg, podría tratarse de la primera línea de ceque encontrada en Santiago. En Cuzco, los ceques consistían en líneas imaginarias que partían desde el Coricancha y se dirigían hacia cada huaca, conformando un total de 328 huacas. Cumplían funciones de orden político, social y religioso. El Coricancha era el principal templo de la cultura inca. Al amanecer del equinoccio, el sol atraviesa la puerta del recinto oriente y cruza el pasillo. Al atardecer realiza el camino inverso. La diagonal del pasillo de acceso señala la línea Norte – Sur. Mediante este sencillo método, y utilizando barro y piedras como materiales de construcción, los astrónomos incas lograban observaciones de gran precisión.