Adentrándose en la inmensidad del Valle del Colca

Ubicado en el corazón del nororiente de la región de Arequipa a unos 3.600 metros sobre el nivel del mar y lindante con los volcanes Ampato y Sabancaya, se encuentra el Cañón del Colca, uno de los más profundos del mundo gracias a sus  4.160 metros.

Desde el Mirador de la Cruz del Cóndor, los visitantes podrán admirar el vuelo de esta ave autóctona tan depredada que se encuentra en peligro de extinción. La fauna variada  conformada por alpacas, vicuñas, vizcachas, zorros, pumas, águilas, gavilanes y lechuzas despertarán admiración de los valientes que se atrevan a recorrer cada uno de los rincones de la provincia de Caylloma .

En el Cañón del Colca el turista tendrá la posibilidad de practicar deportes extremos como el canotaje, andinismo, escalada de montaña, pesca, trekking, entre otros. Este cañón pertenece  al Valle del Colca cuyas bondades se basan en la presencia de aguas termales con temperaturas templadas y minerales como Calcio, Hierro y Zinc. Los géiseres también brillan por su existencia en Pinchollo, Cabanaconde y Tapay, focos volcánicos por donde emerge el agua hirviendo a través de las fisuras terrestres.
Otra singularidad radica en el desgaste y la erosión que fue sufriendo a lo largo de las eras geológicas lo que provocó fosos profundos, actuales tierras ganaderas aprovechadas por las tribus locales que se ven hipnotizados por el asedio de los vuelos nacionales con manadas de curiosos que desean conocer estas tierras.

De Tuti a Madrigal recorrer el extenso valle y sus poblados será una tarea desgastante aunque no menos placentera. Por este motivo, será recomendable hacer base e instalarse en los hoteles locales  para luego sortear las pendientes, acantilados, arroyos que desembocan en el Cañón del Colca, un gigante natural de 3250 metros de altura digno de admiración.
Actualmente, el valle del Colca llega un promedio de 400 a 500 turistas al día gracias a los vuelos de Lan Peru, según informes de la agencia Andina, y se calcula que al finalizar el año recibirá 300 mil visitantes cifra que potenciará los hoteles, cultura, gastronomía y el comercio local.