Vacaciones en Cusco

Capital del Imperio Inca, y una de las ciudades más importantes del virreinato del Perú, esta perla natural ubicada en la vertiente oriental de la Cordillera de Los Ándes se encuentra repleta de historia que merece la pena disfrutarse a través de los diferentes y completos paquetes a Cusco.

Recorrer la capital peruana presenta varias paradas obligadas como el Barrio San Blas donde se concentran los artesanos, talleres y tiendas de artesanía, es uno de los sitios más pintorescos de la ciudad. Sus calles son empinadas y estrechas con antiguas casonas construidas por los españoles sobre importantes cimientos incaicos. Tiene una atractiva plazoleta y la parroquia más antigua del Cuzco, edificada en 1563, que posee un púlpito de madera tallada considerado como la máxima expresión de la época colonial cusqueña.
A través de la calle Hatun Rumiyoc sta es la más visitada por los turistas. En la calle Hatun Rumiyoc (“De la roca mayor”) se encontraba el palacio de Inca Roca, que actualmente pertenece al Palacio Arzobispal.

En esta calle que va desde la plaza de Armas hasta el barrio de San Blas, se puede apreciar la piedra de los doce ángulos. La Basílica menor de La Merced fue fundada en 1536. El primer conjunto mercedario fue destruido por el terremoto de 1650 y la reconstrucción del Templo y Convento fue concluida en 1675.

Sus claustros de estilo barroco renacentista destacan particularmente así como la sillería del coro, pinturas coloniales y tallas de madera. También se puede ver una custodia de oro y piedras preciosas de 22 kilos de peso y de 130 centímetros de altura.

La Plaza de Armas o “Lugar de la alegría” como fue llamada en tiempo de los incas, y comprendía también lo que hoy es la plazoleta del regocijo y la plaza San Francisco. Esta plaza fue el escenario de diversos hechos importantes en la historia de la ciudad, como la primera proclamación de la independencia del Perú, por los hermanos Angulo en 1814.
Los españoles construyeron progresivamente en la plaza una variopinta arquería de piedra, con mano de obra cuzqueña, que luego de reconstrucciones perdura hasta la actualidad. Aquí están la catedral del Cuzco y el templo de La Compañía de Jesús, construidos sobre antiguos edificios incas. En la parte central se encuentra un pileta coronada por la efigie de un inca.

Actualmente la Plaza de Armas del Cuzco es escenario de las diversas celebraciones y acciones cívicas de la ciudad, destacando la celebración de una parte de las fiestas del Intiraymi con representación de las festividades incas al dios Sol; de las fiestas del Corpus Christi (variable: abril, mayo, junio) con procesión de diferentes santos católicos. Las fiestas del Cuzco (junio) con representación de danzas regionales, y cada domingo el izamiento de las banderas del Cuzco y del Perú y marchas conmemorativas; el Santuranticuy (compra de santos) (24 de diciembre) es una feria prenavideña donde se comercian artesanía referida a la fiesta cristiana de la Navidad.

A la hora de los deportes de aventura, Cusco se transformó en la primera ciudad de Perú en contar con un Plan de Zonificación y Reglamentación de deportes de aventura con 103 lugares ubicados en las 13 provincias de Cusco, donde se practicarán al menos 10 deportes de aventura entre los que se destacan: Zipline, ciclismo, escalada, cabalgata, kayak, parapente, rapel, espeleología, barranquismo y puentismo.

Las maravillas de Cuzco

Capital del Imperio Inca, y una de las ciudades más importantes del virreinato del Perú, esta perla natural ubicada en la vertiente oriental de la Cordillera de Los Ándes se encuentra repleta de historia que merece la pena disfrutarse y es a través de los paquetes de viaje más completos que podrá recorrerse este destino de punta a punta sin perderse ninguno de los lugares imperdibles que Cusco tiene para ofrecer.

Con un índice de 94% de satisfacción según las autoridades locales, y elegido como el mejor destino gastronómico y cultural en 2014 por la World Travel Awards, hay paquetes turísticos en Perú para todos los gustos y públicos. Se puede ir a Lima y disfrutar de su encanto tradicional, o ir a Cuzco y las Ruinas de Machu Picchu, una de las siete Maravillas del Mundo.

Para aquellos que elijan Cusco la primera parada obligada será en el Barrio de San Blas, donde se concentran artesanos, talleres y tiendas de artesanía. A lo largo de las calles empinadas y angostas hay antiguas casonas españolas reflejo de la conquista en tierras incaicas. Además, la parroquia más antigua de Cusco permanece de pie desde 1563 por lo que admirarla será otro de los quehaceres de la “Capital Arqueológica de América”.

La calle Hatun Rumiyuq “Roca mayor” se extiende desde la Plaza de Armas hasta el barrio San Blas y  aún conserva la piedra de los doce ángulos.

Los viajes a Cusco tendrán a disposición un pedazo de historia viva: la Basílica Menor de La Merced cuyos claustros barrocos renacentistas, pinturas coloniales, tallas de madera y sillería del coro continúan en pie desde 1536.

Por su parte, la Catedral del Triunfo, construida en 1539 sobre los restos del Palacio Viracocha, presenta interior gótico, una variada muestra de orfebrería colonial e impactantes altares de madera tallada. El Dios Inca de Viracocha se encuentra representado a través de un monolito ovoide.

De esta manera, la Capital Histórica del Perú, como la declaró la constitución de 1993, expones sobrados argumentos que la destacan como un enclave que merece la pena ser admirado al igual que lugares como Choquequirao, Sacsayhuaman, Qenko, Tambomachay, Ollantaytambo y sobre todo Machu Picchu, joya arquitectónica construida con la sabiduría de los antiguos incas que sirvió como centro político, religioso y administrativo de la época.

La ciudadela Inca que se encuentra situada en plena selva tropical, a unos 2400 metros sobre el nivel del mar y fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO en 1981 y como nueva maravilla del mundo moderno en el 2007 siendo un fantástico complejo arquitectónico construido en tiempos del Inca Pachacutec en medio de gran variedad de flora y fauna silvestre.

Lima expone atractivos de sobra

Abrazada por el Pacífico y descansando sobre los valles de los ríos Chillón, Rímac y Lurín Perú ostenta con orgullo a su capital. Lima es la ciudad con mayor demografía del país y aunque ya no es la capital del Virreinato del Perú todavía se mantiene como una de las metrópolis más bonitas de Sudamérica por lo que será imprescindible aprovechar los paquetes todo incluido para no perderse ningún detalle que tiene para ofrecer, sin olvidar el alquiler de departamentos en Lima, la mejor opción a la hora del hospedaje.

La industria del turismo se transformó en uno de los principales ingresos de la urbe, siempre girando en torno a las actividades en su casco histórico, los centros arqueológicos llenos de cultura y vivencias, los museos, galerías de arte, festivales populares y una incesante vida nocturna.

El centro histórico de Lima comprende parte de Lima y Rímac, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, en 1988, gracias a la importancia que tuvo como núcleo del virreinato del Perú regalando obras arquitectónicas que aún permanecen de pie como la Basílica San Francisco, la Plaza Mayor, la Catedral de Lima, el Palacio de Torre Tagle, entre otros.

De esta manera, el recorrido por Lima deberá incluir obligatoriamente una parada en estos pedazos de historia que merecen ser admirados, como lo es el tour por las iglesias, uno de los predilectos por los visitantes de todas partes del mundo.

No hay que olvidar que en la Basílica de San Francisco se esconden las catacumbas que conectan con la Catedral de Lima, mientras que el Monasterio de Las Nazarenas es el lugar elegido para la peregrinación en honor al Señor de los Milagros, fiesta tradicional de octubre.

Otra cita obligada será la de las murallas de Lima, restos de antiguas fortificaciones españolas que protegían a la capital del virreinato contra las invasiones de piratas y corsarios.

A media hora del centro, en el corazón de Miraflores, podrá visitarse el centro turístico de Larcomar donde habrá lugar para todo tipo de compras, salas de cine, 115 tiendas comerciales y restaurantes todos con un denominador común: se ubican sobre el acantilado lo que les da una característica de parecer “flotantes”. Mangos Larcomar es el  restaurante con la mejor vista panorámica de la bahía de la ciudad de Lima y la Costa Verde, y será la mejor opción para experimentar lo mejor de la gastronomía peruana.

Disfrutar de la naturaleza también será posible gracias a los dos zoológicos de la zona; el Parque de las Leyendas y el parque Ecológico Huachipa, en el distrito Lurigancho- Chosica.