Descubrí Puno: pedazos de historia a orillas del lago sagrado de los incas

Pocas ciudades del mundo tienen el privilegio de convivir con una joya histórica: el lago Titicaca es un tesoro de la cultura incaica. Puno es uno de los puntos más atractivos de Perú y por este motivo te traemos los imperdibles de la zona para que no te pierdas nada.

Orillas del lago Titicaca

La meseta del Collao, entre Cusco y La Paz, Puno es el punto de paso obligado entre turistas que se mueven entre Bolivia y Perú para admirar los retazos de historia incaica que aún persisten en excelente estado como el templo de los Falos, en Chucuito.

Sobra cultura en Puno y es denominada como “la capital folclórica de América” producto de las más de 300 danzas y todo tipo de costumbres y tradiciones típicas locales. Te recomendamos que descubras en febrero la Fiesta de la Vírgen de la Candelaria.

festivales de Puno

El lago Titicaca es la principal atracción de Puno. A lo largo de múltiples miradores puedes admirar los más de ocho mil kilómetros de extensión a una altura de 3.800 metros sobre el nivel del mar. Las islas flotantes de Uros son unos sorprendentes archipiélagos al igual que la isla de Taquile. Otra opción es la de ingresar a Suasi, una isla privada ideal para descansar rodeado de naturaleza desbordante y una atmósfera calmada.

Las Chullpas de Sillustani son estructuras circulares de piedras, cementerio donde enterraron a las autoridades del poblado de Collao. Las poco más de 90 casas de los muertos construidas por los Collas te dejarán estremecido sobre las adyacencias del lago Umayo.

La Catedral de Puno es una joya arquitectónica que se construyó en 1756 bajo influencias coloniales. Por fuera se pueden observar las figuras de las sirenas con los charangos. El parque Huajsapata es un cerro de 45 metros que tiene mirador para deleitarse con las mejores panorámicas de la ciudad y el lago Titicaca. Sobre la calle Indepencia está el otro mirador llamado Arco Deustua.

El Museo Municipal Carlos Dreyer es un gran exponente cultural de Puno. Cerámicas, oro, plata, tejidos y esculturas coloniales y republicanas se exhiben a través de los ocho salones de exposiciones. Mientras que el Complejo Arqueológico Pukara es otro retazo de historia Pucará: nueve pirámides y un área urbana que completa el recorrido. La pirámide de Kalasaya tiene terrazas unidas por escalinatas entre esculturas y agregados de piedra. Llegar hasta el Complejo Arqueológico requiere de un viaje en bus por la ruta Puno-Juliaca, durante casi 45 minutos para posteriormente transitar en auto durante 90 minutos hasta Pucará.


Perú y sus variantes para todos los gustos

Capital del Imperio Inca, y una de las ciudades más importantes del virreinato del Perú, esta perla natural ubicada en la vertiente oriental de la Cordillera de Los Ándes se encuentra repleta de historia que merece la pena disfrutarse.

Con un índice de 94% de satisfacción según las autoridades locales, y elegido como el mejor destino gastronómico y cultural en 2014 por la World Travel Awards, hay actividades turísticas en Perú para todos los gustos y públicos que combinan  pasaje aéreo, alojamiento de primera categoría y alquiler de auto para que la movilidad sea más sencilla, siempre al mejor precio del mercado. Se puede ir a Lima y disfrutar de su encanto tradicional, o ir a Cuzco y las Ruinas de Machu Picchu, una de las siete Maravillas del Mundo.

Para aquellos que elijan Cusco la primera parada obligada será en el Barrio de San Blas, donde se concentran artesanos, talleres y tiendas de artesanía. A lo largo de las calles empinadas y angostas hay antiguas casonas españolas reflejo de la conquista en tierras incaicas. Además, la parroquia más antigua de Cusco permanece de pie desde 1563 por lo que admirarla será otro de los quehaceres de la “Capital Arqueológica de América”.

La calle Hatun Rumiyuq “Roca mayor” se extiende desde la Plaza de Armas hasta el barrio San Blas y  aún conserva la piedra de los doce ángulos.

Aquel que viaje a Cusco tendrá a su disposición un pedazo de historia viva: la Basílica Menor de La Merced cuyos claustros barrocos renacentistas, pinturas coloniales, tallas de madera y sillería del coro continúan en pie desde 1536.

Por su parte, la Catedral del Triunfo, construida en 1539 sobre los restos del Palacio Viracocha, presenta interior gótico, una variada muestra de orfebrería colonial e impactantes altares de madera tallada. El Dios Inca de Viracocha se encuentra representado a través de un monolito ovoide.

De esta manera, la Capital Histórica del Perú, como la declaró la constitución de 1993, expones sobrados argumentos que la destacan como un enclave que merece la pena ser admirado.​