Conociendo Cusco

Capital del Imperio Inca, y una de las ciudades más importantes del virreinato del Perú, esta perla natural ubicada en la vertiente oriental de la Cordillera de Los Ándes se encuentra repleta de historia que merece la pena disfrutarse.

Con un índice de 94% de satisfacción según las autoridades locales, y elegido como el mejor destino gastronómico y cultural en 2014 por la World Travel Awards, hay paquetes turísticos en Perú para todos los gustos y públicos. Se puede ir a Lima y disfrutar de su encanto tradicional, o ir a Cuzco y las Ruinas de Machu Picchu, una de las siete Maravillas del Mundo.

Para aquellos que elijan Cusco  la calle Hatun Rumiyuq “Roca mayor” se extiende desde la Plaza de Armas hasta el barrio San Blas y  aún conserva la piedra de los doce ángulos. La primera parada obligada será en el Barrio de San Blas, donde se concentran artesanos, talleres y tiendas de artesanía. A lo largo de las empinadas y angostas calles hay antiguas casonas españolas reflejos de la conquista en tierras incaicas. Además, la parroquia más antigua de Cusco permanece de pie desde 1563 por lo que admirarla será otro de los quehaceres de la “Capital Arqueológica de América”.

Aquel que viaje a Cusco tendrá a su disposición un pedazo de historia viva: la Basílica Menor de La Merced cuyos claustros barrocos renacentistas, pinturas coloniales, tallas de madera y sillería del coro continúan en pie desde 1536.

Por su parte, la Catedral del Triunfo, construida en 1539 sobre los restos del Palacio Viracocha, presenta interior gótico, una variada muestra de orfebrería colonial e impactantes altares de madera tallada custodiados por el Dios Inca de Viracocha  que se encuentra representado a través de un monolito ovoide.

De esta manera, la “Capital Histórica del Perú”, como la declaró la constitución de 1993, expones sobrados argumentos que la destacan como un enclave que merece la pena ser conocido.​