Aeropuerto Internacional amenaza la ecología de Machu Picchu

La construcción de un aeropuerto internacional, con un presupuesto de miles de millones de euros que facilite el acceso a los turistas a Machu Picchu, despertó la indignación de arqueólogos, historiadores y lugareños. Perú cuenta con una gran cantidad de lugares de interés arqueológico de la época Inca, pero ninguno tan conocido como la ciudadela de Machu Picchu. En 2017 la visitaron más de 1,5 millones de turistas, casi el doble del límite recomendado por la Unesco, una enorme carga para las frágiles ruinas y la ecología local.

Las excavadoras ya han empezado a levantar millones de toneladas de tierra en Chinchero, un pueblo inca situado a unos 3.800 metros sobre el nivel del mar que hace las veces de entrada al Valle Sagrado. En el pasado, fue el corazón de una civilización que se extendió desde la actual Colombia hasta Argentina, convirtiéndose en el siglo XV en el imperio más grande del mundo.

“Este es un paisaje construido de terrazas y rutas que fueron diseñadas por los incas”, indica la peruana Natalia Majluf, historiadora del arte en la Universidad de Cambridge que coordina la campaña contra el nuevo aeropuerto. “Un aeropuerto destruiría este lugar”, apunta.

La mayoría de los turistas que visitan las ruinas llegan desde el aeropuerto de Cuzco, que cuenta con una sola pista de aterrizaje y al que solo pueden acceder aviones de fuselaje estrecho en vuelos de escala desde Lima, la capital de Perú, y ciudades cercanas como La Paz en Bolivia.

El nuevo proyecto, que se disputan constructoras de Corea del Sur y Canadá, permitiría vuelos directos desde las principales ciudades de América Latina y de Estados Unidos.

Los detractores del plan argumentan que los aviones tendrían que pasar por encima del cercano pueblo de Ollantaytambo, con un parque arqueológico de 348 kilómetros cuadrados, lo que podría causar daños potencialmente incalculables a las ruinas incas. También preocupa que la construcción agote la cuenca del lago Piuray, de la que depende prácticamente la mitad del suministro de agua de Cuzco.

Chinchero, la localidad donde quiere construirse el aeropuerto, fue una propiedad real del gobernante inca Túpac Inca Yupanqui construida hace seis siglos y que se mantiene en buen estado de conservación. La economía local se basa en la agricultura y el turismo, pero incluso aquellos que dependen de los turistas se muestran reticentes.

No es la primera vez que se intenta construir un aeropuerto cerca de Machu Picchu. Un primer proyecto quedó estancado después de que la empresa responsable se viera envuelta en un escándalo de corrupción y fuera criticada por engordar el presupuesto inicial. El Gobierno ha puesto en marcha esta vez una serie de medidas de supervisión, de manera que sigue con sus planes y espera que esté construido para 2023.

Descubre lo mejor de Perú

Perú es uno de los países preferidos por los turistas extranjeros. Y de ellos, los que proceden de los países sudamericanos muestran un creciente interés por conocer los cautivantes atractivos desplegados en el territorio peruano, donde Machu Picchu es la joya más preciada al captar a la mayoría de turistas del subcontinente.

Por encontrarse en zona fronteriza las regiones de Tacna y Tumbes reciben más visitantes provenientes de los países vecinos de Chile y Ecuador, respectivamente. El 83% de turistas extranjeros que visita Tacna reside en Chile, mientras que el 35% de quienes visitan Tumbes reside en Ecuador, según el documento mencionado de Promperú.

Los lugares más visitados son:

Machu Picchu

Es el ícono turístico de Perú. La ciudadela de Machu Picchu resume el desarrollo de la cultura Inca. Este sitio arqueológico ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y es una de las nuevas siete maravillas del mundo. Recibe casi 2 millones de visitantes al año, entre peruanos y extranjeros.

Ciudad de Cusco

La capital del imperio de los incas y actualmente Capital Arqueológica de América, nos cautiva no solo por Machu Picchu sino por una amplia gama de atractivos de imperdible visita. Su patrimonio monumental, construido en sólida piedra con asombrosa técnica arquitectónica, cautiva a los visitantes.

Ciudad de Lima

La capital del Perú se ha convertido en los últimos años en un importante destino turístico. Su centro histórico, museos, parques, gastronomía y sitios históricos adyacentes hacen de Lima uno de los lugares más interesantes de América del Sur.

Ciudad de Arequipa

Fundada el 15 de agosto de 1540 y construida en gran parte con la piedra volcánica sillar cuyo color le confiere la denominación de “Ciudad Blanca”. Destacan su plaza de Armas y el monasterio de Santa Catalina, así como el Museo Santuarios Andinos, que exhibe a la famosa “Dama de Ampato”, conocida también como “momia Juanita”.

Reserva Nacional de Paracas

Posee una superficie total de 335,000 hectáreas y fue creada como área natural protegida por el Estado peruano, el 25 de setiembre de 1975, para proteger muestras representativas de nuestros ecosistemas marino-costeros.

Descubriendo Perú

Desde Amazonas hasta Puno, la República del perú combina una diversidad biológica y mineral única en Latinoamérica con una rica historia que data desde el surgimiento de Caral como primera sociedad en 3200 a.C, para luego transformarse en el Imperio Inca.

Con un índice de 94% de satisfacción según las autoridades locales, y elegido como el mejor destino gastronómico y cultural en 2014 por la World Travel Awards, Perú ofrece paquetes de viaje para todos los gustos y públicos. Se puede ir a Lima y disfrutar de su encanto tradicional, o ir a Cuzco y las Ruinas de Machu Picchu, una de las siete Maravillas del Mundo.

Sin embargo, entre estos dos polos atractivos, el país ofrece rutas temáticas para regocijarse según los intereses: los amantes de la arquitectura colonial optarán por el Valle Sagrado de los Incas, las ciudades de Ica, Nazca, Arequipa, Molendo y Ayacucho. Mientras que el turismo ecológico englobará al Parque nacional del Manú con la selva de la región Madre de Dios y el Callejón de Huaylas, sede del turismo aventura.

Los amantes de la naturaleza, preferirán Huancayo, con el valle del río Mantaro, el valle de Tarma cuya fama de “Perla de los Andes” continúa vigente.

El río Amazonas será otra aventura ineludible para aquellos intrépidos que deseen conocer la Amazonía peruana y la ciudad de Iquitos, zona de acceso hacia la Reserva nacional Pacaya- Samiria y la de Allpahuayo-Mishana.

Así, Perú ofrece una variedad difícil de equiparar, con bondades autóctonas nativas intercaladas con pedazos de historia, vestigios de lo alguna vez fue el Imperio Inca.

Perú está en la lista de mejores destinos turísticos

Según un informe de Flight Network, el río Amazonas y Machu Picchu figuran en la lista de los 50 mejores destinos turísticos del mundo.

La ciudadela inca se posiciona en el cuarto lugar y la selva del río Amazonas, en el 31°.

Ochocientos especialistas en turismo y viajes fueron encuestados: periodistas, blogueros, agencias y editores de viajes en todo el mundo ayudaron a formar el ranking de los 50 mejores destinos.

Este ranking tiene como objetivo cautivar a viajeros de todas partes del mundo.

Dentro de los primeros cinco puestos se encuentran un safari en África, las auroras boreales del norte del planeta, una expedición a la Antártida, Machu Picchu y las islas Galápagos.

 

Perú, historia viva de Latinoamérica

Desde Amazonas hasta Puno, la República del perú combina una diversidad biológica y mineral única en Latinoamérica con una rica historia que data desde el surgimiento de Caral como primera sociedad en 3200 a.C, para luego transformarse en el Imperio Inca.

Con un índice de 94% de satisfacción según las autoridades locales, y elegido como el mejor destino gastronómico y cultural en 2014 por la World Travel Awards, Perú ofrece aventuras para todos los gustos y públicos a través de los múltiples destinos que presenta Peruvian. Se puede ir a Lima y disfrutar de su encanto tradicional, o ir a Cuzco y las Ruinas de Machu Picchu, una de las siete Maravillas del Mundo.

Sin embargo, entre estos dos polos atractivos, el país ofrece rutas temáticas para regocijarse según los intereses: los amantes de la arquitectura colonial optarán por el Valle Sagrado de los Incas, las ciudades de Ica, Nazca, Arequipa, Mollendo y Ayacucho. Mientras que el turismo ecológico englobará al Parque nacional del Manú con la selva de la región Madre de Dios y el Callejón de Huaylas, sede del turismo aventura.

Los amantes de la naturaleza, preferirán Huancayo, con el valle del río Mantaro, el valle de Tarma cuya fama de “Perla de los Andes” continúa vigente.

El río Amazonas será otra aventura ineludible para aquellos intrépidos que deseen conocer la Amazonía peruana y la ciudad de Iquitos, zona de acceso hacia la Reserva nacional Pacaya- Samiria y la de Allpahuayo-Mishana.

Así, Perú ofrece una variedad difícil de equiparar, con bondades autóctonas nativas intercaladas con pedazos de historia, vestigios de lo alguna vez fue el Imperio Inca que podrá ser recorrido de punta a punta a través de vuelos baratos que conectan al país de norte a sur y de este a oeste.

Para pasar todo el día en Machi Picchu habrá que comprar 2 tiquetes

No sólo deberán adquirir 2 entradas los turistas que deseen pasar todo el día visitando Machu Picchu, sino que también será obligatoria la presencia de un guía turístico en todo el recorrido.

Conforme se notificó a través de un comunicado, la Dirección de Cultura de Cusco dispuso que, desde el 1 de julio de este año, van a entrar en vigencia todos y cada uno de los artículos del Reglamento de Empleo Sustentable y Visita Turística para la Conservación de la Llaqta o bien Urbe Inka de Machu Picchu.

Conforme esta regla, y con el objetivo de “asegurar el conveniente flujo de las visitas turísticas al Santuario de Machu Picchu”, se han establecido 2 turnos para las visitas. El primer turno se efectuará desde las seis a.m. hasta las doce p.m. y el segundo desde las doce p.m hasta las 5:30 p.m.

Caso que un visitante desee visitar la ciudadela a lo largo de todo el día, va a tener que adquirir billetes para los dos turnos.

Por otra parte, Prom-Perú notificó que el empleo de un guía para el recorrido turístico va a ser obligatorio. Los guías van a poder atender un máximo de dieciséis personas por grupo.

¿Es posible crecer turísticamente sin Machu Picchu?

Según un informe de la OMT (Organización Mundial del Turismo), el arribo de turistas extranjeros ha aumentado el 3.9 por ciento en el año 2016, alcanzando 1.234 millones, lo que significa más de 46 millones en cuanto al 2015. Y por causa de los 32.7 millones de turistas extranjeros que llegaron a América del Sur, este continente ha tenido una tasa de crecimiento del 6.3%.

“El turismo en el Perú ha crecido, mas no lo bastante para el potencial que tiene”, mantiene Comex Perú.

Conforme con el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur), en torno a 3.7 millones de turistas extranjeros arribaron al país en 2016, lo que representó un aumento del 7.7 por ciento respecto a 2015.

“Si bien semeja una cantidad bastante positiva, no lo es tanto. Anteriormente, el sector prosperaba con mayor dinamismo, a cifras de 2 dígitos; la ralentización en su desarrollo se refleja en nuestra escasa representación a nivel mundial: un 0.3 por ciento del total de turistas y un 11.3 por ciento del total de llegadas a América del Sur”, aseveran.

Comex Perú señala que, conforme con el Plan Estratégico Sectorial Multianual a 2021 del Mincetur, se propone que, para dicho año, la llegada de turistas extranjeros sea de 6.9 millones y se acrecienten un cincuenta por ciento los flujos de turismo interno, lo que se conseguiría trabajando con miras en un largo plazo y aprovechando las ocasiones y el potencial del país en materia turística.

“La infraestructura es el primordial inconveniente, especialmente si deseamos llegar a transportar dieciséis millones de pasajeros en el año 2020. Proyectos esenciales en materia aeroportuaria se han visto frenados, así sea por la circunstancia política o bien por aplazamientos en su ejecución”, mantienen.

Tal es el caso de la ampliación del aeropuerto Jorge Chávez (AIJCH), que solamente tiene una pista de aterrizaje. Esto es un inconveniente, puesto que fue desarrollado con una capacidad para diez millones de pasajeros por año y hoy día cobija dieciséis millones, superando en sesenta por ciento su capacidad.

Aparte del AIJCH, es preciso ampliar asimismo el aeropuerto Velasco Astete, en Cusco, que en nuestros días opera al doble de su capacidad.

“Chinchero  es una gran oportunidad  y la llegada de las compañías aéreas low cost. Estas últimas, en la medida que dejarían estimular el mercado aéreo nacional y el turismo interno, promoverán la incorporación de cada vez más personas a este mercado”, afirman.