Perú sigue en crecimiento

El CIE de PERUCÁMARAS señala que al 2017, el Santuario Histórico de Machu Picchu, en Cusco, recibió 1’411,279 visitantes; 0,6% menos que el año anterior, debido a una menor afluencia de turistas nacionales (-19,4%), pese al incremento de visitantes extranjeros (7,4%).

Asimismo, en el Complejo Arqueológico de Moray se registraron 423,345 visitantes, lo que representó un incremento de 17,8%, explicado por una mayor llegada de visitantes del exterior (28,8%) y nacionales (1,4%).

Otros destinos que también tuvieron un incremento de turistas (internacionales y nacionales) fueron el Complejo Arqueológico de Raqchi (8,9%) y el Parque Arqueológico Choquequirao (36,4%). No obstante, tuvieron una reducción de visitantes, el Parque Arqueológico de Pikillaqta (-12,8%) y el Complejo Arqueológico de Tipón (-15,3%).

En Arequipa, el Valle del Colca registró 254,331 visitantes, un incremento de 0,2%, explicado por una mayor afluencia de turistas internacionales (5,4%), pese a la reducción de visitantes nacionales (-6,8%). En tanto el Monasterio de Santa Catalina reportó 193,237 visitas; 0,2% más que en el 2016, impulsado por un incremento en el número de visitas del exterior (6,3%). En tanto los visitantes nacionales descendieron en 14,2%.

Por su parte, la Reserva Nacional del Titicaca, en Puno, registró 194,695 visitantes (30,1% más), debido a una mayor presencia de extranjeros (36%) y nacionales (10,8%). El Complejo Arqueológico de Sillustani reportó 80,434 visitantes; 15,3% menos que en el 2016, explicado por una reducción de visitantes extranjeros (-19%) y nacionales (-8,8%).

Asimismo, se incrementaron las visitas a las islas Taquile, Uros y Amantani en 25,2% (105,733 visitantes), 29,8% (37,815 visitantes) y 35,1% (37,336 visitantes), respectivamente. Finalmente, la Reserva Nacional Tambopata, en Madre de Dios, recibió a 55,142 turistas, registrando un incremento de 7%, debido a una mayor captación de visitantes extranjeros (5,9%) y nacionales (13,3%). Los hoteles en Tacna, Machu Picchu, Arequipa y Tipón se vieron fuertemente beneficiados por el ingreso turístico y el crecimiento exponencial en materia turística.

 

Arica tiene nuevo mall

Este nuevo mall tendrá cines, negocios de moda, patios de alimentación y enorme oferta de variados productos y servicios. Sin lugar a dudas, el mal atraerá más turismo a la ciudad.

El mall significa un antes y un después para esta ciudad, puesto que provocará un desarrollo turístico y comercial para Arica. Se espera la visita de muchos turistas de Bolivia, Chile y Perú.

Son aproximadamente mil quinientos puestos de trabajo que se generarán, principalmente para gente joven. El mall es de capital chileno, se llama “Mall Plaza” y las autoridades afirman que no afectará al turismo de Tacna.

De hecho, los turistas chilenos continuarán yendo a Tacna debido a su exquisita gastronomía y los turistas peruanos irán a Arica para disfrutar las propuestas de este nuevo mal.

Ganar turistas chilenos con una guía gastronómica

Se ha elaborado la primera guía gastronómica titulada “Perú, mucho gusto – Tacna”, que tiene como objetivo ganar terreno en el turismo vivencial entre los visitantes provenientes de Chile.

Tacna recibe aproximadamente 20 mil turistas chilenos todos los fines de semana en temporada alta. Muchos turistas permanecen solo un día para realizar compras, ir a centros médicos y divertirse.

Siendo una ciudad de paso para visitar regiones como Arequipa, Cusco o Puno, donde los visitantes sí pernoctan y visitan atractivos turísticos, generando divisas.

La Subdirectora de Promoción de Turismo Interno de PromPerú, Evelyn Grados Leguía, declaró que esta guía gastronómica ha nacido luego de realizarse en Tacna la feria “Perú, mucho gusto” en el año 2015. A ese evento asistieron aproximadamente 24 mil personas.

Desde ese momento, se notó la atracción del chileno por la comida de Tacna. No solo por  sus precios, sino también por sus sabores y su variedad.

Hay tres mil ediciones de la guía impresas que serán distribuida por Promperú. La guía tiene recetas y direcciones de restaurantes o panaderías donde se pueden degustar los platillos. También, ofrece al lector cinco rutas turísticas que puede hacer por la ciudad, el Valle Viejo, las playas y la sierra tacneña.

El texto, que tiene un tono amable, está acompañado de fotos y datos curiosos sobre la historia de los platos y atractivos turísticos.